FESTIVALES GASTRONOMICOS

Vitrinas de sabores y cultura

Los festivales gastronómicos se multiplicaron en América Latina en los últimos años. Estas propuestas maridan la oferta de productos regionales con ponencias sobre gastronomía, actividades culturales y degustaciones. Por eso congregan tanto al público masivo como a estudiantes de gastronomía, chefs y empresarios. Con el paso de las ediciones se fueron se consolidando como un atractivo turístico en sí mismo y como un espacio de encuentro para profesionales.      

Que la gastronomía es un producto turístico es sí mismo no es ningún axioma revelador. Sin embargo, en los últimos años surgieron nuevas maneras de promocionarla. De ahí es que surge el boom de las ferias gastronómicas en América Latina. Se trata de eventos que congregan a miles de visitantes locales y extranjeros, que pueden degustar platos típicos, elaborados delante de sus ojos y a precios accesibles. Más aún, agencias de viajes organizan tours gastronómicos que tienen como eje principal encuentros como Mistura, en Perú, o el Wine and Food Festival de Cancún.
¿Qué otra propuesta brindan los festivales? Productos regionales, preferentemente orgánicos y ofrecidos por los mismos productores. Otra propuesta relacionada con una tendencia internacional que va ganando cada vez más adeptos es el consumo de alimentos saludables y el cuidado del cuerpo. A su vez, brindar este espacio a los pequeños productores es una manera de fomentar el comercio justo y sin intermediación.
Asimismo, constituyen un excelente punto de encuentro para los profesionales de la gastronomía, además de un espacio de intercambio de saberes. Chefs, empresarios, proveedores, referentes del sector público y cámaras empresarias pueden dialogar y debatir sobre las nuevas tendencias en las cocinas, estrategias de promoción y el devenir del mercado gastronómico.
Por su parte, los estudiantes pueden acceder a disertaciones a cargo de referentes internacionales, que les brindan información adicional a su formación en las aulas y, además, pueden entablar contactos profesionales.
Finalmente, otra experiencia que generan los festivales es el contacto cara a cara que los visitantes pueden tener con un chef de reconocimiento local e internacional. Estas personalidades, que actualmente despiertan fanatismo, cocinan en vivo, firman sus libros y brindan charlas sobre gastronomía.  
De la mano de todas estas tendencias América Latina fue sumando festivales gastronómicos que lograron consolidarse en pocas ediciones.

 

DE NORTE A SUR.
Uno de los más destacados en Colombia es el Bogotá Wine & Food Festival. Nació hace cinco años con la intención de mejorar la gastronómica colombiana, colocar al país en el mapa culinario internacional y acercar a los chefs más reconocidos del orbe a los restaurantes y bares de la ciudad.
La trascendencia que tomó este evento le permitió a Colombia tener su espacio en otros eventos internacionales, como el South Beach Wine & Food y el New York Wine and Food. La última edición fue del 27 al 31 de agosto de 2014 y sumó experiencias que fueron más allá de la cocina, con espectáculos de música, arte, moda y hasta acrobacias circenses. Una de sus novedades fue la organización del desayuno "Salud, Sabor & Yoga" y el brunch "Del campo a la mesa", con comida orgánica y saludable.
Asimismo, México alberga una agenda abultada de eventos gastronómicos. Uno de los que alcanzó mayor reconocimiento internacional es el Cancún-Rivera Maya Wine and Food Festival. La última cita fue en Quintana Roo, del 12 al 15 de marzo, y contó con la presencia de chefs de renombre mundial (Juan Mari Arzak y Joan Roca ya están confirmados), sommeliers, las mejores bodegas de Europa y América y celebridades mexicanas.
Una de las novedades que incorporó esta feria tan glamorosa es la experiencia del "Yate con celebridades: lunch, champagne y música". Se trata de la navegación a bordo de la embarcación, con celebridades locales y chefs reconocidos, sólo para 50 personas. Incluye un exclusivo almuerzo en el club de playa privado Zama y el regreso al atardecer por las aguas del mar Caribe.
Por su parte, Ecuador también tiene su vitrina: el Festival Guayaquil Gastronómico. En este caso se trata de un evento organizado por el empresario Jaime Rull, la Asociación de Chefs de la provincia de Guayas y el municipio de Guayaquil. La última edición (del 27 al 29 de junio de 2014) reunió a 17 cocineros internacionales, 32 nacionales, periodistas extranjeros y 75 mil visitantes.
Otro festival consolidado en un país que supo hacer de la gastronomía una marca turística es Mistura, en Perú. Se trata de un encuentro que surgió en 2008 con el objetivo de ser una herramienta de promoción de la cocina local y de sus productos; un atractivo turístico y un espacio de integración para los peruanos. Organizada por la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega), se divide en 11 mundos de comidas para dar cuenta de la diversidad local: Norteño, Sureño, Ceviche, Brasas y Anticuchos, Oriental y Nikkei, Criollo, Amazónicos y Andinos, Bares, Carretilla y Dulces, Pisco, y Cerveza. La próxima edición será del 3 al 13 de setiembre de 2015.
Por su parte, Brasil alberga un evento con un perfil principalmente académico: Semana Mesa São Paulo. Surgió con el objetivo de ser un referente de la enogastronomía de América Latina. Lo organizan una revista especializada del sector, Prazeres da Mesa, y la escuela de gastronomía Senac São Paulo. Su grilla está distribuida en distintos bloques de actividades dirigidas, por un lado, a estudiantes y profesionales de la gastronomía y, por otro, al público en general. Además de contar entre sus disertantes con chefs de reconocimiento internacional, este festival apunta a ser un espacio de debate sobre la gastronomía mundial y los modos de producción y un lugar donde establecer contactos de negocios. La próxima cita será en noviembre de 2015.
En el caso de Argentina, desde 2012 se organiza la feria Masticar, que no sólo busca poner en valor la gastronomía local sino también crear conciencia sobre el valor de los productos frescos de estación y de la comida casera. La organización está a cargo de la Asociación de Cocineros y Empresarios ligados a la Gastronomía Argentina (Acelga) y durante los cuatro días está disponible un mercado con productos regionales, charlas, degustaciones y puestos de restaurantes que ofrecen platos a precios accesibles.
Finalmente, un festival que rinde tributo a la cultura y a las tradiciones es Ñam Santiago (Chile), que se lleva a cabo desde 2011 en el bohemio barrio de Lastarria. Su nombre hace referencia a los "sabores de la memoria" y apuesta a fusionar la cultura y la gastronomía. Por tal motivo en la edición 2015 (del 3 al 6 de abril) estará dividido en ocho secciones: Tapas Bar (oferta de tragos, tapas, vinos y música de fondo a partir de las 19), Ñam Restaurantes (los principales establecimientos de Lastarria participarán de la semana gastronómica creando un menú especial), Ñam Talleres (cocineros de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, España, Guatemala, México, Perú y Venezuela brindarán charlas académicas), Ñam Innova (espacio de ponencias cortas bajo el lema: "Ideas que alimentan al mundo"), Ñam Mercado (materias primas locales ofrecidas por sus propios productores), Ñam Teatro, Ñam Cine y Ñam Literario.

 

LA CUMBRE INTERNACIONAL
Madrid alberga uno de los festivales gastronómicos más reconocidos a nivel internacional, en el que participan prestigiosos chefs de América Latina. Se trata de Madrid Fusión, que en 2015 tuvo lugar del 2 al 4 de febrero. Además de los talleres y ponencias, se llevaron a cabo dos congresos "Enofusión, la isla de los vinos en Madrid Fusión" y "Saborea España", que apuntan a convertir a Madrid en la capital europea de la alta cocina.

 

 

 

FUENTE: vitrinas-de-sabores-y-cultura

Dejá tu comentario