N/A

Una temporada de verano ciclotímica

Conscientes de que no sería un verano soñado, varios funcionarios nacionales, y empresarios hoteleros y gastronómicos, están desorientados por el comportamiento de la temporada ya que esperaban un mayor movimiento de turistas.

El verano arrancó tibio en los principales centros turísticos del país y aunque con el correr de los días la temporada fue subiendo de temperatura, el período estival aún no colma las expectativas.

Las elecciones presidenciales, las especulaciones sobre la cotización del dólar, las denuncias de sobreprecios en los destinos tradicionales de verano y la retracción de la moneda brasileña, impulsaron a la gente a guardarse los ahorros u optar por viajar a otros destinos vacacionales más allá de la frontera.

No obstante, y con el verano vigente, el fin de semana de Carnaval será una nueva oportunidad para seducir a los veraneantes y cerrar una temporada estival “aceptable”.

 

¿Y DÓNDE ESTÁN LOS TURISTAS?

En la Costa Atlántica el panorama no es alentador y aunque en Mar del Plata la situación está estable y con índices de ocupación "similares" a los del año pasado, por lo bajo admiten que esperaban más gente. "Empezó un poco más floja la temporada", sintetizó el titular de la Asociación Empresaria Gastronómica Hotelera local, Eduardo Palena, y agregó: “Hay buena ocupación los fines de semana, pero baja notablemente de lunes a miércoles. Eso ya venía pasando pero este año está más marcado".

Desde la otra vereda, según el informe elaborado por el departamento de Estadísticas de la ciudad balnearia en el período comprendido por los días 1º al 24 de enero, ingresaron a La Feliz 1.082.088 turistas. En tal sentido, el presidente de Turismo Mar del Plata, Emiliano Giri, comentó: “Las llegadas están técnicamente en el mismo nivel que 2015 para los mismos momentos del año”.

En Pinamar la situación es más crítica, por lo cual el secretario de Turismo local, Alejandro Bienaime admitió que “tras una primera quincena de enero para el olvido, hubo un lógico repunte conforme avanza el calendario”. De hecho reconoció que luego de los porcentajes de ocupación durante las primeras semanas de enero, que apenas llegaron al 60%, al menos la hotelería ya trabaja con índices que se ubican en torno al 75%.

Por su parte, en las sierras cordobesas los hoteleros registraron menos turistas que en enero pasado y hubo varias localidades con habitaciones disponibles. Villa Carlos Paz, impulsada por el paso del Rally Dakar, comenzó el año colmada de turistas, tendencia que mantuvo a lo largo del mes, siendo su pico más alto el cuarto sábado de enero: 98% de ocupación. Misma suerte corrieron las ciudades de La Falta, La Cumbre y Cosquín, las cuales tras un arranque dubitativo alcanzaron en la segunda quincena de enero ocupaciones del 100, 94 y 98%, respectivamente.

Según las cifras difundidas por la Cámara de Turismo de Salta, durante la primera quincena del año en la ciudad capital se registró un 90,29% de ocupación hotelera.

En la región del Litoral, la inusual crecida del río Uruguay puso en jaque a varios destinos y Colón no fue la excepción. Al respecto la Asociación de Hoteleros, Gastronómicos y Afines de la ciudad detalló que la ocupación en la primera mitad del mes fue inferior al 30%; mientras que en los locales gastronómicos se produjo una reducción de más del 50%.

El turismo invadió los rincones de Mendoza durante los dos fines de semana largos que pasaron (Navidad y Año Nuevo), tendencia que continuó los primeros días de 2016: Valle de Uco, San Rafael, Alta Montaña y Malargüe tuvieron una ocupación superior a la media del 70%.

Sin embargo, desde la oficina de Turismo no ocultaron su preocupación por que consideran que enero hay un 10% menos de movimiento respecto a 2015. “La realidad es que en diciembre los empresarios no tenían los tarifarios a la espera de la devaluación, y además mucha gente optó por cerrar sus viajes al exterior”, aseguró Gabriela Testa, responsable de la cartera turística provincia.

Desde el sur, Bariloche espera la llegada de más turismo y aunque cerró la primera quincena de enero con una ocupación del 70%, los empresarios aseguran que los turistas escasean y admiten que los precios altos se hacen sentir en la cordillera, que perdió competitividad ante Brasil.

En este orden y con una baja de alrededor del 20%, teniendo en cuenta los valores históricos de la ciudad para esta época, Marcos Barberis, secretario de Turismo de la localidad, indicó: “La perspectiva es de una muy buena temporada, que por el momento no se ve modificada por los cambios económicos dispuestos por el gobierno nacional. De hecho esperamos alcanzar un 80% de ocupación para el final de la temporada”.

 

Enero cerró con picos de ocupación del 94% en Villa La Angostura tras un comienzo poco alentador. “La temporada arrancó tranquila pero en los últimos días repuntó. No se lograrán los números de 2015 pero hay buenas expectativas para febrero de la mano del turismo de Chile y Uruguay”, sostuvo Pablo Bruni, secretario de Turismo de Villa La Angostura.

FUENTE: una-temporada-de-verano-ciclotimica-

Dejá tu comentario