PANORAMA

OYO, el Uber de la hospitalidad

Con US$ 900 en el bolsillo, un emprendedor de India creó a mediados de 2013 una cadena hotelera que ya es la tercera del mundo en cantidad de habitaciones. Poco conocida en América Latina, la empresa comienza a desembarcar en la región.

En 2013, a los 19 años, Ritesch Agarwal puso en marcha en su India natal una startup enfocada en potenciar las ventas de hoteles modestos en problemas. La llamó OYO Rooms, un fenómeno que tras posicionarse a nivel local se extendió exitosamente por Asia y luego por el mundo. Hoy, con más de 43 mil hoteles y 1,2 millones de habitaciones en cerca de 800 localidades, es la tercera cadena en el mundo por cantidad de cuartos. Dispone, además, de 130 mil hogares vacacionales y organiza bodas, banquetes y eventos corporativos.

¿Cómo una empresa puede llegar tan alto en tan poco tiempo? Simple: observando la realidad y pensando en soluciones creativas. Un verdadero caso de éxito para el mundo de los negocios.

La génesis de OXO comienza con la propia experiencia de Ritesch como mochilero, mientras recorría la India y se cansaba de ver hoteles con tomacorrientes que no funcionaban, colchones rotos, baños sucios y otras anomalías. “Pensé que si era mi problema, también tenía que serlo para otros viajeros. ¿Por qué India no podía tener un buen estándar de cuartos de hotel a un precio razonable?”, recuerda el exitoso emprendedor.

El remedio llegó ofreciendo a los propietarios de esos alicaídos inmuebles mejoras sustanciales en las instalaciones y entrenamiento al personal. Aceptado el trato y una vez remozados, los inmuebles pasan a engrosar la cartera online de OYO Rooms a cambio de un porcentaje de los ingresos. Para garantizar parámetros mínimos y estables de calidad, inspectores no dejan de evaluar numerosos factores, como, por caso, la temperatura del agua de los lavabos.

La aventura de Ritesch comenzó con un presupuesto de US$ 900 por mes, reconvirtiendo una propiedad de Gurgaon, cerca de Delhi. En la actualidad, OYO Rooms (On Your Own, por tu cuenta) tiene un valor de mercado de US$ 10 mil millones.

Desde India, la iniciativa se extendió a lo largo del resto de Asia y ahora pisa fuerte en Europa. El año pasado, OYO adquirió a Leisure Group, firma basada en Ámsterdam que le aportó un lugar de liderazgo en el segmento de casas y apartamentos vacacionales en ese continente. Además, también en 2019, Airbnb realizó una importante inversión en OYO, calculada entre US$ 150 millones y US$ 200 millones (el monto exacto no fue declarado).

Los objetivos son ambiciosos: OYO Rooms apunta a ser en 2023 uno de los primeros grupos hoteleros del planeta en cantidad de habitaciones

En septiembre de 2018 el SoftBank, uno de los pesos pesados del financiamiento de empresas, le inyectó US$ 1.000 millones a cambio de una participación del 45%.

El apetecible mercado estadounidense también está presente en el radar de OYO, con bandera ya plantada en 215 ciudades.

En América Latina poco se conoce de este negocio. Pero atención: la firma cuenta con una oficina en la capital mexicana donde se desempeñan un centenar de colaboradores, mientras que estableció una sociedad en Argentina para supervisar el desarrollo en Sudamérica. Los objetivos son ambiciosos: OYO Rooms apunta a ser en 2023 uno de los primeros grupos hoteleros del planeta en cantidad de habitaciones. Y en esta meta, Latinoamérica también cuenta.

Atención: OYO Rooms no es una propuesta limitada a viajeros de bajo presupuesto. Mientras fue creciendo, añadió unidades de negocio que le permiten llegar incluso a mercados con exigencias bastante más altas.

Townhouse es la marca enfocada en los millenials; Oyo Homes reúne villas y apartamentos espaciosos; Capital O apunta a los huéspedes de élite; y Silverkey consta de apartamentos ejecutivos con decoración moderna.

Expertos en la materia coinciden en afirmar que tamaño crecimiento no tiene precedentes en la industria hotelera. Con tan sólo siete años de vida, OYO ocupa un lugar en el top ten de las cadenas hoteleras internacionales.

Temas relacionados

Postea en tu Facebook