ALDO ELIAS, PRESIDENTE DE LA AHT

“Los números no cierran”

Después de 32 años de trabajo en el sector hotelero, Aldo Elías asumió la presidencia de la AHT, con el objetivo de defender los intereses del segmento hotelero de lujo en Argentina. A pocos días de iniciada su gestión, dialogó sobre la caída de la rentabilidad que enfrentan los establecimientos y las dificultades para sostener tarifas que sean competitivas a nivel internacional. 

A fines de abril, en el marco de la Asamblea Anual Ordinaria de la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT), Aldo Elías fue elegido presidente de la entidad por un período de dos años.

A pocos días de haber asumido su cargo, concedió una entrevista exclusiva a Hospitalidad & Negocios para dialogar sobre los desafíos que enfrenta la hotelería de lujo en Argentina y las posibilidades de seguir desarrollándose en el largo plazo. 

 

LO IMPORTANTE Y LO URGENTE.

- ¿Cuáles son los objetivos del nuevo Comité Ejecutivo?

- El objetivo prioritario es consolidar la representatividad de un sector que confía en el país, que invierte grandes capitales en inmuebles, que  genera puestos de trabajo y, a pesar de la coyuntura económica adversa, cree que se puede revertir.

Además, la AHT va a concentrar sus esfuerzos en el desarrollo de la sustentabilidad, que promueve principalmente a través de su programa Hoteles + Verdes, y en la capacitación.

 

- ¿Cuáles son los problemas urgentes qué enfrenta la entidad?

- Los vinculados con la caída de la rentabilidad y el consiguiente retraso en el mantenimiento de las instalaciones. Debemos concentrar nuestra energía en brindar el servicio que se merecen quienes eligen visitar nuestro país. También habrá que trabajar mucho en frenar una modalidad que se afianzó en los últimos años, que es la de castigar la estructura de costos de la industria hotelera en forma arbitraria y desmedida. La presión tributaria es la mayor de la historia y los arancelamientos que surgen continuamente generan un perjuicio enorme y una distorsión imposibles de tolerar. Por otro lado, nos compiten de manera desleal los alojamientos informales, que gozan de la tibieza de una reglamentación que no llega a dar resultados concretos y contundentes.

 

- ¿Cómo cree que impactará el acuerdo salarial en la estructura de costos de los establecimientos?

- La inflación que hay en el país obliga a actualizar los acuerdos salariales. El impacto que esto produce se acerca peligrosamente a una situación que no podremos seguir defendiendo, por más voluntad que pongamos.

 

- ¿Cuáles son los problemas que deberán resolverse en el largo plazo?

- Al margen del trabajo que realiza el Ministerio de Turismo en materia de promoción y en el desarrollo de políticas que favorezcan el crecimiento del turismo interno, estamos en un estado de total indefensión como industria. Este es el principal problema que deberemos resolver en el largo plazo.

Debemos repensar la gestión de la Comisión de Turismo en el Congreso y en la Legislatura de la Ciudad, donde deben escucharse los reclamos del sector. Para ello será vital nuestro aporte y, en tal sentido, estamos preparando un estudio para demostrar el incremento de los aranceles y la presión tributaria de nuestra actividad en los últimos 15 años.

En un país que otorga tantos subsidios a diferentes actividades, ninguno recae sobre la nuestra, sin importar la situación económica imperante.

 

- ¿Cómo pretende entablar relación con la CAT y con el Ministerio de Turismo?

- De la única forma posible, sentándonos a conversar las distintas situaciones que afectan al turismo en general y a la hotelería en particular. Tanto la CAT como el Ministerio de Turismo ponen lo mejor de sí para posicionar a Argentina como un destino turístico de excelencia. Sin embargo, resulta muy difícil mejorar los servicios cuando la rentabilidad cae en forma constante. Quizás este sea el aspecto fundamental a trabajar mancomunadamente con el sector público. Confiamos en poder encontrar soluciones y profundizar el vínculo.

 

- ¿Cómo cree que incidirá el año electoral en el trabajo de la AHT y en la posibilidad de hacer oír estos reclamos?

- Los años electorales siempre son complejos pero todos los actores del turismo tenemos que entender que cuando expresamos nuestros reclamos no lo hacemos para defender intereses personales ni para atacar a nadie, sino para hacer de nuestra industria un verdadero pilar de la economía nacional.

 

- En lo personal, ¿por qué decidió asumir el cargo de presidente después de tantos años de trabajo en el sector?

- Hace 32 años que estoy trabajando en la hotelería y siempre fui de la idea de que se puede hacer algo más. Los asociados de la AHT consideraron que era el momento para que dirigiera los pasos de nuestra Asociación. Cuando así ocurre uno debe posponer los planes personales y aceptar trabajar para lo que ha sido elegido.

No fue una decisión fácil pero cuento con un equipo muy profesional dispuesto a dar lo mejor de sí para acompañarme y asistirme.

 

SEGMENTO DE LUJO.

- ¿Cómo analiza el trabajo de los hoteles 4 y 5 estrellas en este momento en Argentina?

- La hotelería 4 y 5 estrellas atraviesa un momento difícil a partir de los problemas que tenemos para sostener la fuente de trabajo de nuestros empleados y mantener la calidad de nuestras instalaciones. Los números no cierran. La competencia con los destinos turísticos del exterior es muy fuerte y ciertamente nos encontramos en una situación desventajosa cuando no podemos lograr la desgravación del IVA para los turistas del exterior, tal como hacen varios de nuestros vecinos en América Latina.

 

- ¿Cómo cree que evolucionará la plaza en los próximos años?

- Si logramos sentarnos a trabajar con el sector público en estas cuestiones que tanto están afectando a nuestra industria, no tengo dudas de que vamos a poder mejorar y seguir creciendo. Soy un convencido de que tenemos todo para hacer del turismo una industria preponderante en la economía de nuestro país. Pero es indispensable que se comprenda que esta presión desproporcionada tiene que corregirse. Tenemos todo tipo de información y estadísticas que demuestran claramente las distorsiones arancelarias que venimos sufriendo. Solo hace falta que nos escuchen y nos den el espacio para demostrar el origen de nuestros reclamos.

 

- ¿Hay inversores interesados en desembarcar en el segmento de lujo?

- En este momento no. Los inversores están mirando alarmados la caída de la rentabilidad. Nadie puede pensar en invertir sino se pactan reglas de juego claras, que permitan evaluar el retorno de la inversión.

 

- ¿Cuál es el modelo de negocio predominante en el segmento de alta gama en Argentina?

El modelo de negocio que se vislumbra en la alta gama ya no es una hotelería tan importante en escala, sino con inversiones de menor tamaño y con menor complejidad de servicios. Esto responde no sólo a la necesidad de una pronta recuperación de la inversión, sino también a otra forma de explotación del negocio. Se busca una hotelería más flexible, con menores costos de inversión y operación, y que apunte a la demanda de segmentos de mercado más específicos.  

 

 

FUENTE: los-numeros-no-cierran

Dejá tu comentario