Coronavirus

La región se resiente por el impacto de la pandemia

La llegada de un enemigo muy poderoso e implacable, el coronavirus, pone en jaque a la economía de la región y, con ella, la supervivencia de las pymes que integran al sector turístico.

Las crisis sociales y económicas que mantienen en jaque a los gobiernos de la región se agudizaron con la llegada de un enemigo mucho más poderoso e implacable: el coronavirus.

En este escenario, las consecuencias económicas y políticas de esta pandemia son incalculables, y obligarán a repensar la actividad. Por caso, las distintas asociaciones y entes gubernamentales de la industria coinciden en que la situación es de emergencia, la caída del sector es inevitable y la reactivación será inviable sin la intervención pública.

ARGENTINA: SALVATAJE DEL ESTADO.

Previo a que el presidente Alberto Fernández declare la Emergencia Sanitaria y anunciara una partida especial de $ 1.700 millones para contener el virus, la plana privada de Turismo ya le había exhortado al Gobierno a que decretase la emergencia económica, productiva y fiscal del sector.

Para ello, le entregaron al ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, un documento con propuestas para contribuir a paliar la crisis. Respecto al salvataje económico, la CAT insiste en la implementación del programa de Recuperación Productiva (Repro) y el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC); dos mecanismos previos a la Convocatoria de Acreedores y que permiten recibir ayuda de fondos estatales para pagar sueldos y acordar despidos, así como la postergación de los pagos de las cargas sociales y el otorgamiento de líneas de crédito a tasas diferenciales inferiores a dos dígitos.

Por su parte, desde el Gobierno recalcaron que están trabajando para que más firmas puedan acceder tanto al Repro como a otros beneficios. De hecho, adelantaron que otorgarán una suma fija mensual remunerativa de hasta un monto equivalente al salario mínimo, vital y móvil ($ 16.875) por trabajador y por un plazo de hasta 12 meses; monto que funcionará para completar una parte del sueldo. Eso podría ser lo que reciban las pymes que tengan hasta 25 empleados; mientras que las empresas que tengan una plantilla mayor a ese número tendrán que realizar un trámite online.

El beneficio llegará, en principio, a todos los sectores. “Obviamente apuntamos a restaurantes, cafés, hoteles y los sectores más perjudicados, pero también puede ser que haya un pequeño supermercado que tiene menos de 25 empleados”, aclararon.

En tanto, desde la CAME propusieron que las ART o incluso la Ansesse hagan cargo de los salarios correspondientes a los días que las empresas estuvieron cerradas por el aislamiento social y preventivo obligatorio dispuesto por el Gobierno. Una medida sanitaria que se extendió hasta el 13 de abril.

Embed

Por su parte, la AFIPprorrogó hasta el 30 de abril la suspensión de los embargos que rige desde fin de año y postergó hasta esa fecha la inscripción al régimen de facilidades de pago para impuestos adeudados; al tiempo que desde Economía y Desarrollo Productivo confirmaron que se eximirá el pago de contribuciones patronales a los sectores afectados de forma crítica por la pandemia.

EL IMPACTO EN COLOMBIA.

Ante la declaración de pandemia del virus y su rápido contagio en el país se decretó la cuarentena hasta el 13 de abril, paralizando al turismo completamente. Surge así la necesidad de tomar medidas para proteger al sector y a la comunidad en general.

El Gobierno Nacional, en cabeza del presidente Iván Duque Márquez, ha anunciado diferentes medidas para proteger a la ciudadanía y tratar de disminuir los impactos en la industria turística. Así, se establecieron plazos especiales para la presentación de la declaración y el pago de la liquidación privada de la contribución parafiscal de todos los sujetos pasivos en lo correspondiente al primer trimestre de 2020, quedando la obligación de pago para el mes de julio.

Adicionalmente, decidió establecer plazos especiales para el pago de la declaración de los impuestos de IVA del primer semestre 2020, y sobre la renta y complementarios del año gravable 2019, para los sectores de turismo y aviación, quedando los pagos del primer semestre para el segundo semestre de este año.

Por su parte, diferentes actores de la industria enviaron oficialmente un comunicado al presidente de Colombia con el propósito de presentar algunas inquietudes que aquejan a los empresarios del sector y generar propuestas que permitan mitigar la situación actual por la que atraviesa el gremio.

Dichas propuestas involucran al aplazamiento de las obligaciones fiscales para llevarlas hacia el final del año, devoluciones de IVA, aplazamiento del pago de créditos bancarios, crédito para aerolíneas y congelamiento de arriendos, entre otras.

Por otra parte, en apoyo a las medidas del Gobierno Nacional en torno a la cuarentena por el Covid-19, los hoteleros del país en cabeza de Cotelco pusieron a disposición de las autoridades de salud las camas de los hoteles para que, de ser necesario, sean utilizadas en la prestación de servicios hospitalarios.

CHILE RECLAMA MEDIDAS.

“La aparición del coronavirus es un escenario que viene a coronar un ciclo muy complejo para el turismo nacional, que se venía dando con la menor llegada de argentinos, se agudizó con el estallido de violencia y ahora se profundiza con esta pandemia”, expresó Helen Kouyoumdjian, vicepresidenta ejecutiva de la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur), para describir la situación del sector en Chile.

A su vez, mencionó que han solicitado a las autoridades que se amplíen y profundicen las medidas que le permitan a las pymes tener liquidez y contar con facilidades para el pago de impuestos y créditos, entre otras.

Mientras que desde el sector público prometieron inyectar un equivalente a casi el 5% del PBI a través de un paquete de medidas extraordinarias. Tal vez la más llamativa es que se permitirá la suspensión temporal de trabajadores, de manera de eximir al empresario del pago de sus remuneraciones (aunque se mantiene el vínculo contractual), que será cubierto con un seguro de cesantía financiado por el fisco. El plan también incluye el anticipo de devoluciones de impuesto y el diferimiento de pagos de otros.

MÉXICO Y EL MERCADO INTERNO.

El 23 de marzo México entró formalmente a la fase 2 de contagios por coronavirus, por lo que las autoridades sanitarias llamaron a seguir estrictamente los lineamientos de la Jornada Nacional de Sana Distancia.

Por su lado, empresarios y funcionarios del sector turístico comenzaron a alertar sobre los estragos de la pandemia en México, que ha dejado a Quintana Roo, destino turístico por excelencia del país, con una ocupación del 10%, según el último reporte dado a conocer por la Secretaría de Turismo estatal.

De acuerdo con el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), la crisis económica derivada de la pandemia por coronavirus ha provocado el cierre de 262 hoteles, 2.000 restaurantes y más del 40% de la operación de las aerolíneas mexicanas. Asimismo, el órgano máximo del sector turístico privado ha implementado acciones para evitar la pérdida masiva de empleos, como absorber los costos que implica la flexibilización en las políticas de reservación y cancelación, elaborar nuevos esquemas de trabajo y crear estrategias para dar continuidad a los proyectos de inversión y cumplimiento a los acuerdos de pago con proveedores.

En un escenario conservador, la pandemia del Covid-19 impactaría en un 3% al sector turístico de México, lo que se traduciría en pérdidas de alrededor de US$ 2.400 millones, según Luis Araiza López, presidente de la Asociación de Secretarios de Turismo de México (Asetur). De modo que la agrupación se pronunció a favor de poner en marcha un plan de promoción turística emergente, apoyado con recursos provenientes del cobro de Derecho de No Residente (DNR), que permita al sector enfrentar la crisis provocada por el Covid-19. Por otro lado, en una carta dirigida al secretario de Turismo federal, Miguel Torruco, 11 agrupaciones del sector turístico propusieron cinco medidas extraordinarias en el ámbito financiero y tributario para apoyar a la industria y llamaron al funcionario a establecer un diálogo.

PERÚ NO ESTÁ EXENTO.

Desde que anunciaron al primer infectado, el Estado ha tomado diferentes medidas para tratar de mitigar el impacto del coronavirus. En una primera instancia se decretaron 15 días de cuarentena (última quincena de marzo), a los que se agregaron 13 días más.

Durante este tiempo se han venido dictando medidas que buscan rescatar a las empresas turísticas de una crisis financiera. En primer lugar, se creó el Fondo de Apoyo Empresarial dirigido a las micro y pequeñas empresas (FAE-Mype) de diferentes sectores, incluido el turismo. Con este fondo las empresas pueden acceder a préstamos con tasas excepcionales para mantener su capital de trabajo.

A esta iniciativa se suma el aplazamiento del pago de obligaciones tributarias, y recientemente un subsidio para el pago de trabajadores.

Las respuestas desde el sector privado no se han hecho esperar, ya que la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) presentó un Plan Integral de Salvataje Financiero. “El plan consiste en una línea de crédito especial avalada en un 100% por el Estado y emitida por los bancos en favor de las empresas vinculadas a la actividad turística exclusivamente. Independientemente del tamaño de la empresa, la idea es que tengan acceso a una especie de préstamo que les permita decidir en que lo quieren invertir. Ya sea el pago de planillas, el pago de deudas con los proveedores o los clientes que cancelaron y piden la remuneración. Las empresas de turismo requieren de un capital de trabajo que les asegure de alguna manera una reactivación futura de sus ingresos. Lo ideal sería contar con un fondo de aproximadamente US$ 700 millones para la supervivencia del sector”, explicó Carlos Canales, presidente de la Canatur.

ECUADOR EN “EMERGENCIA CATASTRÓFICA”.

Las medidas que las autoridades ecuatorianas han tomado para evitar la propagación del Covid-19 han incluido declarar estado de excepción y toques de queda. El presidente Lenín Moreno amplió la restricción de la movilidad desde el 25 de marzo, de 14 a 5, en todo el país.

En este contexto el Ministerio de Turismo de Ecuador diseñó un paquete de medidas que contribuirán a mitigar el impacto generado por la pandemia:

– Diferimiento por tres meses en pago de tributos: Impuesto al Valor Agregado (IVA) y Retención a la fuente.

– Diferimiento por seis meses de los pagos del Impuesto a la Renta (IR) de abril, mayo y junio para los sectores turísticos, exportadores y de pequeños contribuyentes.

– Para los clientes de BanEcuador y de la Corporación Financiera Nacional (CFN) se postergarán los pagos de marzo, abril y mayo de la siguiente manera: los intereses no cobrados se repartirán en 12 meses a partir de junio y el capital se repartirá hasta el final del periodo del crédito.

– Las cooperativas de ahorro y crédito que cuentan con recursos de la Corporación Nacional de Finanzas Populares y Solidarias (Conafips) podrán reprogramar las cuotas de abril y mayo.

– La Asociación de Bancos del Ecuador anunció que aplazará hasta por 60 días sin recargos, el cobro de cuotas de créditos personales, microcréditos y de pequeñas empresas. También se decidió refinanciar las deudas de acuerdo a las necesidades particulares.

A pesar de las medidas señaladas en este espacio y de las cinco mesas que conformó el Mintur –en las que se abordan el impacto económico, aspecto laboral y tributario, competitividad, promoción y territorio–, gran parte de las empresas privadas no creen que sean suficientes.

Jorge Martín de Bernardo, representante de 34 compañías relevantes de la industria (gran parte de ellas mayoristas), expresó: “No estamos sintiendo que el Estado esté reconociendo lo que está pasando al turismo. Las medidas que está tomando no ayudan a que las empresas podamos tener liquidez y eso va a generar el cierre y desempleo. Estamos pidiendo que el Ministerio reconozca a la actividad turística junto con la presidencia en emergencia catastrófica”.

Dejá tu comentario