MARCELO CRISTALE

Home office o el trabajo en casa

El home office ha cobrado notoriedad a causa de la pandemia y la necesidad del aislamiento social preventivo, pero no es un concepto nuevo.

El trabajo en casa, o también denominado home office, trabajo en forma remota o teletrabajo, ha recibido recientemente una mayor atención a causa de la pandemia y la necesidad del aislamiento social preventivo, pero no es un concepto nuevo. Por ejemplo, durante mucho tiempo, las mujeres han cosido prendas en sus casas y luego las vendían en fábricas por unidad.

En la actualidad, con el uso cada vez mayor de las tecnologías, también se pueden realizar en casa otros tipos de trabajo. Muchos de ellos con poco o ningún contacto con una oficina central o fábrica.

Sin embargo, con el teletrabajo, un empleado utiliza una computadora para interactuar electrónicamente con una oficina central utilizando las posibilidades que da la tecnología. Es difícil trabajar en casa y concentrarse, pero se puede; es cierto que no se logra de la noche a la mañana, sino que se requiere de un proceso de adaptación paulatino. En este sentido, la pandemia aceleró los tiempos y se consiera que ya no hay vuelta atrás.

home office.jpg
El home office tiene ventajas y desventajas.

El home office tiene ventajas y desventajas.

Un espacio para el home office

Para comenzar con el proceso hay que crear un espacio de trabajo acondicionado: silla, escritorio y, si es posible, que haya una puerta. En ese contexto algunos empleados establecen sus propios horarios laborales trabajando en casa y no en las instalaciones de una compañía.

Si bien en un principio el trabajo a distancia se consideraba ideal para tareas como programación de computadoras, procesamiento de datos y ventas por teléfono, hoy en día sorprende la adaptabilidad de muchas tareas, incluída la educación y formación profesional.

Teletrabajo en tiempos de pandemia: Experiencia y consejos de cuatro empresas del sector TIC (III)

Ventajas y desventajas del home office

Es importante aclarar que el trabajo en casa tampoco es una panacea; también tiene sus ventajas y desventajas. En algunas ecuestas los trabajadores manifiestan que extrañaban la oficina pero también les gusta disfrutar más de la familia y ahorrar el tiempo del viaje al trabajo.

Trabajar en casa tiene muchas ventajas, tanto para el empleado como para su empleador. Al empleado le permite evitar o minimizar los costos del cuidado de sus hijos y de transporte, al tiempo que le proporciona flexibilidad y comodidad en las condiciones laborales. El empleador ahorra dinero en espacio de oficina e instalaciones.

Entre las desventajas, se pierde la socialización que se genera en la oficina, algunos sindicatos se oponen al trabajo en casa, es difícil que el gobierno haga cumplir las normas de seguridad y trato justo cuando los empleados no están en una ubicación central y, por último, no es fácil supervisar a los empleados cuando trabajan en casa. También para muchas personas es difícil separar el trabajo de la vida en el hogar.

Algunos estudios revelaron que los trabajadores a distancia tienen menos conflictos familiares ocasionados por el trabajo, una mejor relación con su supervisor, una mayor satisfacción laboral, menor estrés, menos intenciones de abandonar la organización y mejores niveles de desempeño que sus colegas que no trabajan a distancia.

Lo que se vislumbra para después de finalizar el aislamiento social obligatorio es un uso alternado del trabajo en la oficina y el trabajo en casa, planteando de esta manera un modelo mixto. Trabajar en casa suena como una idea prometedora si se realiza bajo controles y revisiones para garantizar la seguridad y el trato justo a los empleados.

“Cuando tú das a cada uno una voz y das poder a las personas, el sistema generalmente termina ascendiendo realmente a un buen lugar. En eso consiste nuestro rol, en darle a la gente ese poder.”

Mark Zuckerberg

Postea en tu Facebook

Notas de tapa