LAVANDERÍA

GIRBAU. Buenas prácticas y tips para una lavandería hotelera con entorno seguro

Girbau destaca la importancia de las buenas prácticas en la lavandería hotelera y brinda algunos tips para lograr un entorno seguro para los huéspedes.

Girbau enfatiza la necesidad de reparar en las buenas prácticas en las lavanderías hoteleras. Una temperatura adecuada, un tiempo definido y una dosis de producto químico correcta son claves cuando se trata de desinfección textil. Sin embargo, pocas veces se consideran todos los procesos intermedios y manipulaciones como factores que puedan contaminar la ropa.

Las lavanderías, y los procesos de lavado y desinfección, han tomado especial relevancia a raíz de la pandemia por coronavirus, que ha puesto de manifiesto la presencia de ciertos elementos invisibles en los tejidos que pueden ser muy peligrosos, como virus y bacterias. En las lavanderías de los hoteles este aspecto es vital, ya que son las encargadas de velar para que toda la ropa esté adecuadamente tratada, garantizando así una correcta esterilización que contribuya a generar un entorno seguro.

Además de sistemas de lavado totalmente desinfectantes y protocolos de actuación que garanticen la higiene y la seguridad, las lavanderías deberán adaptar sus instalaciones para que los métodos establecidos tengan el éxito asegurado.

“En ese sentido, Girbau –líder mundial en soluciones integrales de lavandería profesional– pone a disposición del sector de lavandería hotelera su know-how para ayudarle a dar respuesta a los retos actuales”, indicaron desde la firma.

La compañía destacó también los aspectos claves a tener en cuenta, como el diseño de dichas instalaciones; los procesos de lavado, secado y planchado; y todo lo relacionado con la recogida y transporte de ropa, tanto sucia como limpia.

ESPACIOS LIMPIOS, ADECUADOS Y DELIMITADOS.

“Las lavanderías deben diseñarse teniendo en cuenta que deben ser capaces de procesar todo el volumen de ropa previsto y de crear un flujo higiénico de circulación de la ropa. Para ello, hay que distribuir el espacio de trabajo en tres grandes áreas: zona de selección de ropa sucia, zona de lavado y zona limpia, que incluye secado, calandrado y plegado, y también contar con dos puertas completamente separadas: una para la entrada de ropa sucia y otra para la salida de la ropa limpia”, explicaron desde Girbau.

Estas áreas deben estar perfectamente delimitadas y la ropa sucia debe seleccionarse en un espacio cerrado y con acceso directo a la zona de lavado. Además, las paredes y los pisos deben estar construidos con materiales de fácil limpieza. Los pisos, además, deben ser lisos y antideslizantes. Con dicha distribución se consigue una lavandería higiénica, a la que se suman las máquinas de una sola puerta y carga frontal, de concepción muy sencilla, que racionaliza el trabajo del equipo y aprovecha al máximo el espacio, sin crear zonas muertas.

Embed

TRANSPORTE Y RECOGIDA DE ROPA.

Otro aspecto a tener en cuenta es todo aquello relacionado con el transporte y la recogida de ropa sucia. Además de considerar las medidas básicas de higiene, como es el uso de mascarillas protectoras, hay que poner especial atención a otros factores, tales como la importancia de recoger toda la ropa de la habitación antes de comenzar la limpieza, separar la ropa según su tipo y grado de suciedad, utilizar sacos hidrosolubles para la ropa sospechosa de estar infectada y no arrastrar sacos de ropa sucia por el pasillo del hotel.

También es recomendable no airear o sacudir la ropa sucia, y establecer un calendario de lavado de los sacos para desinfectarlos interna y externamente.

LAVADO Y SECADO.

En el área de lavado también es de vital importancia seguir una serie de recomendaciones que van desde recoger con una mopa los restos de fibras y demás restos gruesos hasta fregar el piso con un detergente-desinfectante, utilizando la dosis, temperatura y tiempos adecuados.

Aunque la ropa salga totalmente limpia y desinfectada del proceso de lavado, se puede volver a contaminar con microorganismos que se encuentran en el aire, en las superficies y en las manos de los operarios.

Aunque la ropa salga totalmente limpia y desinfectada del proceso de lavado, se puede volver a contaminar con microorganismos que se encuentran en el aire, en las superficies y en las manos de los operarios.

Por otra parte, el secado y el planchado no son sólo la imagen final de la prenda, sino que contribuyen de forma definitiva en el ciclo de desinfección iniciado en el proceso de lavado. Por eso es importante establecer un flujo de trabajo que limite al máximo las veces que se manipula una misma prenda, limitar el tiempo de espera de la ropa húmeda antes del secado o planchado, cargar las secadoras con lotes completos y prestar atención a los parámetros de secado y calandrado, ya que un secado incorrecto favorece el posterior crecimiento de microorganismos.

Girbau HotelSlaviero-RioJaneiro.jpg
Equipos de Girbau en el Hotel Slaviero de Río de Janeiro.
Equipos de Girbau en el Hotel Slaviero de Río de Janeiro.

ZONA DE DOBLADO Y EXPEDICIÓN DE ROPA LIMPIA.

El correcto funcionamiento del almacenaje de ropa limpia y el transporte final es el último paso de lo que se entiende como tratamiento de ropa dentro de una lavandería.

Todo el trabajo realizado en la lavandería puede ser inútil si no se cuida la ropa limpia. Es muy importante mantener un estricto control de la higiene personal. El orden en esta zona también es primordial, y los sistemas de entrega y reparto se deben efectuar con la mayor brevedad posible. La ropa se debe embolsar con sistemas microperforados de embolsado y, si no se utiliza ese sistema, se debe transportar en carros cerrados, distintos de los de recogida de la ropa sucia.

Girbau aboga por la creación de lavanderías seguras, con espacios delimitados y limpios, y procesos que garanticen, ahora más que nunca, una higiene y desinfección completa de cada prenda. Para ello hay que establecer nuevos protocolos, que deben que estar a disposición de todos los trabajadores. Y antes de cada paso que implique un cambio en algún proceso, es necesario explicar por qué se deben hacer las cosas de una forma diferente a cómo se hacían antes.”

https://www.girbau.com.ar/

LA SOLUCIÓN SAPPHIRE DE GIRBAU Girbau cuenta con su pionera solución Sapphire, un software inteligente de control remoto que facilita enormemente la gestión de una lavandería, notificando irregularidades y permitiendo reducir los costos y tiempos inoperativos. Sapphire también desarrolla un rol crucial en la desinfección, ya que asegura el cumplimento de los parámetros necesarios para una correcta higienización textil. Muestra a tiempo real la evolución de los ciclos de las máquinas Girbau con el detalle de temperatura, nivel de agua y fases de ciclo.También permite configurar condiciones de ciclo, como el cumplimiento de la desinfección térmica o de un buen centrifugado, y proporciona–de manera visual y rápida– la posibilidad de verificar que todos los ciclos hayan cumplido los parámetros de desinfección estipulados previamente por el usuario.

Postea en tu Facebook