MARCELO CRISTALE

Gestión del conocimiento en la empresa

En la actualidad uno de los conceptos más relevantes que se relacionan con la competitividad en las empresas es el conocimiento.

El factor humano impera en las organizaciones porque es el único recurso disponible capaz de tener perspicacia, presuponer o inferir. Por más modernos y actualizados que sean los sistemas de información y las bases de datos, por más innovadoras que sean las investigaciones en el área de la inteligencia artificial, hasta el momento no se han concebido computadoras que piensen como humanos, capaces de tomar decisiones basadas en la sensibilidad.

La gestión del conocimiento obtiene y comparte bienes intelectuales, con el objeto de conseguir resultados óptimos en términos de productividad y capacidad de innovación de las empresas. Es un proceso que abarca varios conceptos, como generar, recoger, asimilar y aprovechar el conocimiento en función de generar una organización más inteligente y competitiva. Este proceso de gestión del conocimiento puede dividirse en:

  • Gestión funcional del conocimiento. Las empresas conscientes de la necesidad de distribuir información en su interior están empleando una serie de técnicas de gestión funcional del conocimiento con el principal objetivo de conectar a las personas con el sistema que se utiliza para la distribución y transferencia de conocimiento.
  • Gestión estratégica del conocimiento. Establece un equilibrio del conocimiento de una empresa con su estrategia empresarial prestando atención al impacto de la informática y la necesidad de diseñar la estructura de la organización en conformidad.

Puede definirse el mecanismo de conocimiento dentro de las organizaciones como un proceso dividido en tres etapas: generación, codificación y transferencia. Similar al mercado de bienes tangibles, existen fuerzas que mueven el conocimiento organizacional; la visión completa de esas fuerzas, la manera en que afectan al mercado y el reconocimiento de la existencia de los referidos mercados fortalecen las iniciativas ligadas al conocimiento. Los mercados de conocimiento también poseen compradores, vendedores, corredores y empresarios.

El descubrimiento del conocimiento es el proceso por el cual ampliamos la cantidad y calidad de nuestro stock de conocimiento. Esto puede llevarse a cabo a través de una serie de procesos que incluyen lectura, escritura, conferencias y trabajo en equipo.

Para colocar el conocimiento en alguna forma legible, entendible y organizada, de forma que pueda ser utilizado por todas las personas que necesiten de él, es necesario codificarlo.

Los conocimientos explícitos son codificados con mayor facilidad a diferencia de los conocimientos implícitos que se caracterizan por su complejidad y por residir en la mente de las personas, habiendo sido desarrollados y asimilados básicamente por experiencias, lo que no hace posible codificarlos siempre. Una forma de proveer un mayor acceso a este tipo de conocimiento es la elaboración de un mapa que permita encontrar, dentro de la organización, el conocimiento que se precisa. Este mapa apunta a las personas, documentos, base de datos, y puede ser usado como índice de conocimiento o como herramienta para evaluar la reserva de la organización en materia de conocimiento organizativo.

La difusión del conocimiento consiste en compartir esquemas mediante un proceso de interacciones de colaboración y retos.

Para la transferencia de conocimiento existen medios formales e informales.

Los medios informales como el intercambio espontáneo y no estructurado de conocimiento son elementos esenciales en este proceso. Algunas estrategias específicas son las oportunidades para encuentros con potencial de generar nuevas ideas o resolver viejos problemas en torno a las máquinas de café y las conversaciones informales. Las ferias y congresos abiertos de conocimiento también son la oportunidad para que las personas circulen y conversen como quieran.

Los medios formales como tutorías, instalación de herramientas tecnológicas para transferencia de conocimiento y elaboración de mapas de conocimiento también deben ser utilizados.

Finalmente, se debe tener en cuenta que hay muchos factores que no facilitan, retardan o incluso impiden la transferencia del conocimiento, imponiendo barreras que pueden ser culturales, falta de confianza o de tiempo e intolerancia con los errores.

Dejá tu comentario