MARCELO CRISTALE

¿Cómo manejar el estrés laboral?

Los factores de ajuste persona-organización, la política, las relaciones administrativas y el cambio organizacional provocan estrés en las personas.

Las características organizacionales que tienen más probabilidades de que provoquen estrés en las personas son los factores de ajuste persona-organización, la política, las relaciones administrativas y el cambio organizacional.

El ajuste persona-organización

El ajuste persona-organización se refiere a qué tanto factores tales como sus habilidades, conocimientos, capacidades, expectativas, personalidad, valores y actitudes coinciden con los de la organización.

Antes las organizaciones se preocupaban principalmente por que los postulantes tuvieran las habilidades y el conocimiento necesarios para realizar ciertas tareas. En la actualidad, las organizaciones, así como los trabajadores, se han dado cuenta de que existen otras áreas en las que la compatibilidad es fundamental para que un empleado “encaje” en una organización y tenga un buen desempeño.

La filosofía administrativa de una organización podría no satisfacer las expectativas de algunos individuos. Una persona que trabaja mejor en un entorno bien estructurado, en el que cada persona debe seguir una cadena de mando, podría no trabajar bien en un entorno de equipos en el que los trabajadores tienen la oportunidad de hacer e implementar políticas.

Las incompatibilidades entre las filosofías personales y administrativas pueden convertirse rápidamente en un estresor. Otros estresores son las relaciones entre los supervisores y los empleados. Si la expectativa que el empleado tiene de esa relación difiere de la del supervisor, esto no sólo generará estrés, sino que provocará inevitablemente un conflicto entre las partes.

El cambio organizacional

Un factor importante que contribuye al estrés organizacional es el cambio, el cual ocurre con más frecuencia gracias al recorte de personal y la reestructuración. Al darse cuenta de la cantidad de estrés que acompaña a los cambios, las organizaciones están poniendo cada vez mayor énfasis en el bienestar en el escenario laboral, ofreciendo programas que enseñan a los empleados a afrontar el cambio y manejar el estrés.

Las relaciones interpersonales

Los factores asociados a las relaciones interpersonales son los siguientes:

  • Densidad social en el lugar de trabajo.
  • Calidad de las relaciones.
  • Relación con superiores, compañeros y subordinados.
  • Relaciones con público, usuarios y clientes.
  • Por lo general, también nuestros compañeros de trabajo y clientes pueden ser una fuente importante de estrés en el escenario laboral. Es importante entender el estrés relacionado con el conflicto, trabajar con personas difíciles, lidiar con clientes enojados y sentir que no lo están tratando justamente.
    estrés laboral.jpg
    Una fuente importante de estrés en los empleados es la percepción de cómo se maneja la política organizacional.

    Una fuente importante de estrés en los empleados es la percepción de cómo se maneja la política organizacional.

Los síntomas del estrés organizacional

  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Fatiga crónica.
  • Trastorno del sueño.
  • Frustración.
  • Desarrollo de actitudes pesimistas.
  • Alteraciones gastrointestinales.
  • Cefaleas.
  • Pérdida de rendimiento.
  • Bajas laborales.
  • Ausencias.
  • Rotación en el trabajo y abandono.

La política organizacional

Una fuente importante de estrés en los empleados es la percepción de cómo se maneja la política organizacional; se trata de un conjunto de conductas de interés que los empleados utilizan para aumentar la posibilidad de obtener resultados positivos en las organizaciones.

La política positiva consiste en conductas diseñadas para influir en los demás con objeto de ayudar tanto a la organización como a la persona que ejerce la política. Ejemplos de política positiva son proyectar una imagen profesional, destacar los logros personales, ofrecerse como voluntario y elogiar a los demás.

La política negativa consiste en conductas manipuladoras diseñadas para lograr un beneficio personal a costa de los demás y de la organización. Ejemplos de política negativa son hablar a espaldas de los demás, ocultar información importante y diseminar rumores. Además de aumentar el estrés, la política negativa en la organización da como resultado una disminución en el desempeño, niveles menores de satisfacción laboral y una mayor rotación de personal.

“En tiempos de gran estrés o adversidad, siempre es mejor mantenerse ocupado, para canalizar su ira y su energía en algo positivo.” Lee Iacocca

Fisiología del Estrés

Temas relacionados

Notas de tapa